En la actualidad los bancos comerciales deben mantener por ley, en sus reservas, un mínimo de dinero. Este monto de reservas está determinado por el Banco Central de cada país mediante el coeficiente de caja. Por ejemplo, si el coeficiente es 10%, los bancos deben guardar como reservas, el 10% del dinero total captado.

Con esto se busca influir en la creación de nuevo dinero. Entre más alto sea el coeficiente, menor va a ser la cantidad de dinero circulando en la economía.

Supongamos que un banco recibe un depósito de un cliente por $1000 dólares. Si el coeficiente es 10%, el banco debe guardar como reservas $100 y, el resto, $900; los puede utilizar por ejemplo, otorgando más créditos. Efectivamente, esos $900 pueden ser entregados como un crédito al cliente #2. Si este cliente deposita su dinero en otro banco, este debe guardar igualmente el 10%, o sea, $90 dólares, y puede utilizar los otros $810 para dar más créditos. Y así, sucesivamente, se crea mucho más dinero de los $1000 dólares que se habían depositado inicialmente. Este proceso en economía se conoce como el multiplicador monetario.

Precisamente por esta creación de dinero artificial, este sistema monetario es criticado por muchos economistas, sobre todo por los pertenecientes a la escuela austriaca. Porque ¿qué pasaría si todos los clientes quisieran retirar al mismo tiempo su dinero depositado en los bancos? Exacto, no podrían entregarlo a todos porque en realidad sólo tienen unas reservas de dinero disponible, muy por debajo a lo que en teoría le corresponde a cada cliente.

En el caso de un coeficiente de caja del 10%, el multiplicador monetario “m” sería; 1 dividido sobre 0.1; igual a 10. Es decir, los $1000 iniciales se podrían convertir hasta en $10000.

Desde cierto punto de vista, esta práctica del sistema bancario tiene a ser ilegal, porque promete pagar a los clientes en cualquier momento su dinero guardado, pero en realidad no hay una garantía o un respaldo real de que sea así.

Por otro lado, para economistas de la escuela austriaca, como Hayek, esta expansión artificial del crédito y la manipulación en las tasas de interés, es el origen de las crisis económicas. Porque distorsiona los incentivos de inversión y la asignación de recursos en la economía. Este tema está explicado de manera más amplia en este video recomendado.

Varios economistas han visto este sistema de reservas fraccionarios como un problema y, por eso, se han propuesta alternativas. Entre estas, hay una conocida como un sistema bancario con coeficiente de caja del 100% para los depósitos a la vista. De esta manera, si todos los clientes desean retirar su dinero simultáneamente, los bancos podrían entregarlo a cada uno. Además, como no existiría la expansión artificial del crédito se evitarían los ciclos económicos, y consecuentemente, las recesiones.

Ludwing von Mises fue uno de los precursores en el siglo XX de esta propuesta. Decía que no debería haber más expansión crediticia y que en el futuro no se introducirá ningún crédito adicional, a menos que exista una cobertura del 100% en dinero. Friedrich von Hayek, discípulo de Mises, también la apoyaba, pues era la forma de eliminar los ciclos económicos y sus crisis. Milton Friedman también dio su respaldo a favor del coeficiente del 100%. Porque para él, de alguna forma, el sistema actual de reservas fraccionarias influye en los ciclos económicos.

En los últimos años, el economista español Jesus Huerta de Soto, también ha realizado una propuesta; del 100% de reservas, con el respaldo del oro y la eliminación del Banco Central. Esta último debido a que siempre que la emisión de moneda dependa en última instancia de un Banco Central, habrá un permanente riesgo de que en caso de una emergencia presupuestaria, se justifique políticamente la emisión de dinero, así exista el coeficiente de caja del 100%.

Este sistema propuesto también ha recibido críticas como que los bancos desaparecerían, porque no podrían ejercer su principal fuente de ingresos, otorgar nuevos créditos. En este sistema, se restringiría la oferta monetaria, o sea, la cantidad de dinero en circulación sería prácticamente la misma sin tener en cuenta que la demanda por dinero no siempre es igual. Este sistema, a pesar de ser propuesto por liberales, iría en contra de la libre interacción entre ahorradores y deudores, por medio del sistema bancario según sus necesidades.

En fin, estas objeciones se podrían abordar en otro video, pero lo cierto es que este sistema bancario sería muy poco probable de ser aplicado; porque los banqueros, los gobiernos y las autoridades monetarias serían los primeros en oponerse. Y aunque hay casos como el Banco de Amsterdam, que funcionó muchos años bajo el sistema de coeficiente de caja del 100%, tiene dificultades para ponerse  en práctica, principalmente en lo que se refiere al patrón oro y a los medios de pago en la actualidad.

¿Crees que es posible implementar este sistema? ¿Sería viable una economía sin Bancos Centrales?

Categories: Economía