El nacimiento de la industria en Estados Unidos surgió por la visión de unos personajes caracterizados por su ambición, tenacidad y competitividad. El primero de ellos fue Cornelius Vanderbilt, quien vio en el transporte de mercancías un lucrativo negocio. Comenzó con los barcos y luego con los ferrocarriles. Unir el este y el oeste de los Estados Unidos lo convirtió en el hombre más rico del país alrededor de 1870. 

A en a estos empresarios les importa el dinero, pero aun más ganar y ser el mejor. Vanderbilt quería seguir creciendo pero se habían construido demasiadas vías férreas y necesitaba seguir siendo competitivo. La opción era transportar un producto con creciente demanda, que en todos los hogares se comprara. El petróleo era la nueva industria con un enorme potencial. Vanderbilt fijó sus ojos en una pequeña refinería propiedad de John D. Rockefeller, realizaron un acuerdo, la oportunidad que tanto esperaba Rockefeller. Éste se comprometió a llenar de barriles de petróleo los vagones de Vanderbilt a pesar de no tener suficiente capacidad de producción. Rockefeller sabía que el petróleo iba a mover el mundo, pero su exploración era riesgosa e incierta. Se podían perforar pozos y no encontrar una gota de crudo. Para evitar eso se centró en la refinación de petróleo para obtener queroseno, un combustible que podía ser utilizado en las lámparas. Este descubrimiento lo puso un paso adelante y el acuerdo con el amo de los ferrocarriles le daba la exclusividad para transportar su producto a todos los lugares de los Estados Unidos. Su empresa, la Standard Oil, se convirtió en la mayor refinería del país. La ambición de Rockefeller lo llevó a buscar un acuerdo más barato con Thomas Scott, el dueño de otra empresa de ferrocarriles y competidor directo de Vanderbilt. Ahora todos querían transportar el petróleo de Rockefeller, quien comenzó a quebrar y comprar posteriormente otras refinerías, quería ser el más grande y lo logró. 

Construyó lo que hoy conocemos como un monopolio. Llegó a producir el 90% del petróleo de Estados Unidos, a los 33 años era el hombre más rico del país. Más adelante quebró a poderosas ferroviarias inventando un nuevo método de transporte, los oleoductos. Para los empresarios de la época sólo el más hábil sobrevivía y la metodología que utilizó Rockefeller para expandir su negocio fue duramente criticada pero nadie le niega el trono de ser el estadounidense más rico de todos los tiempos. Se calcula que tenía unas 8 veces más la riqueza actual de Bill Gates. En 1899 el monopolio se disolvió debido a que el gobierno de los Estados Unidos consideraba que debía reglamentar su poderío. De esta división nacieron empresas como Exxonmobil y Chevron. Es inevitable pensar hoy en día que estas y otras empresas, que hoy son gigantes de la industria, fueron una sola en el pasado. Rockefeller murió a los 97 años luego de haber dedicado sus últimos años a obras filantrópicas.

Categories: Sociedad